Pudrición de la aleta del pez Betta: Guía de tratamiento y prevención

podredumbre de aleta de pez betta

La podredumbre de las aletas es una infección bacteriana que comúnmente afecta a los peces betta . Esta infección corroe las hermosas aletas y la cola de un betta, lo que hace que se vean irregulares y descoloridos.

Si bien los efectos de la pudrición de las aletas son pequeños al principio, si no se trata, la infección empeorará progresivamente hasta que el betta muera.

Afortunadamente, hay varias maneras de curar y tratar la podredumbre de las aletas para que su betta se recupere por completo.

Te explicaremos todo lo que necesitas saber y te ayudaremos a que tu betta recupere su salud.

.toc_container ol li a{}.toc_container ol li{font-size:16px;margin:0;padding:0;line-height:32px}.toc_container ol{}.toc_container{margin-bottom:1.75em;padding:.75em;background-color:#f8f9fc}.toc_container h4{margin:15px}.oftoc2col ol{-webkit-column-count:2;-moz-column-count:2;column-count:2;-moz-column-fill:balance;column-fill:balance}.toc_container ol li a{color:#008bac}.toc_container ol li a:hover{text-decoration:none}.toc_container ol li{font-size:16px;margin:0;padding:0;line-height:30px}.toc_container{margin-top:1.25em;margin-bottom:2em;padding:1em;border:2px solid #f1f7f8;background-color:#fff;margin-left:0;margin-right:1%}.toc_container h4{margin-bottom:12px}

¿Qué es la podredumbre de las aletas?

podredumbre de aleta de pez betta
La podredumbre de las aletas es una infección caracterizada por aletas rotas, deterioradas y descoloridas y causada por bacterias gramnegativas (Pseudomonas fluorescens) o patógenos fúngicos. Sus peces pueden sufrir pudrición de las aletas debido a la mala calidad del agua o a un sistema inmunológico debilitado.

Su pez puede tener un sistema inmunológico debilitado por varias razones, incluido el estrés, las prácticas de cría irresponsables, enfermedades previas, lesiones o condiciones inadecuadas del agua.

Si su pez se pudre en las aletas, sus aletas comenzarán a pudrirse, lo que podría deteriorarse hasta que no le queden más aletas. Si no se trata, la podredumbre de las aletas eventualmente conducirá a la muerte de su pez.

.medrectangle-4-multi-109{border:none!important;display:block!important;float:none!important;line-height:0;margin-bottom:15px!important;margin-left:0!important;margin-right:0!important;margin-top:15px!important;max-width:100%!important;min-height:250px;min-width:250px;padding-bottom:10px!important;padding-top:10px!important;text-align:center!important}

La podredumbre de las aletas puede ser un problema para cualquier pez (marino o de agua dulce), pero los bettas son particularmente susceptibles porque sus aletas son muy grandes y largas. Irónicamente, esto hace que el problema sea más notorio, por lo que debería poder detectarlo rápidamente y tener una buena oportunidad de salvar su betta.

Si bien puede causar mucho daño a su betta, la podredumbre de las aletas es tratable y prevenible, por lo que su pez no está condenado.

¿La podredumbre de las aletas es contagiosa?

Como enfermedad bacteriana, la podredumbre de las aletas es técnicamente contagiosa, ya que las bacterias se multiplicarán y pueden pasar a nuevos peces a través del contacto cercano.

Sin embargo, si los compañeros de tanque de tu betta tienen un sistema inmunológico fuerte, deberían estar a salvo.

Si nota que varios de sus peces se pudren en las aletas al mismo tiempo, es probable que tenga un problema en su tanque que esté afectando negativamente el sistema inmunológico de todos sus peces, como la mala calidad o las condiciones del agua.

Síntomas

La podredumbre de las aletas es una enfermedad que empeora progresivamente con el tiempo. Si se deja que siga su curso, su betta eventualmente morirá. Afortunadamente, los síntomas son bastante notorios, por lo que debe notarlos temprano.

Los síntomas de la pudrición de la aleta son más evidentes en la aleta caudal, pero la infección puede afectar a cualquier aleta.

Inicialmente, la infección se manifestará como un borde blanco delgado en una de las aletas del pez. Es posible que este borde blanco no se destaque necesariamente, según el color del pez y su entorno.

Con el tiempo, el borde blanco comenzará a volverse más grueso y más visible. También puede oscurecerse en color, en algún lugar de gris a marrón a negro, pero podría permanecer blanco.

El área coloreada marca el área infectada. A medida que el borde se vuelve más grueso, los pedazos del borde comenzarán a caerse, acortando la aleta y haciéndola lucir deshilachada.

Esto podría continuar hasta que toda la aleta se haya comido, haciendo que nadar sea increíblemente difícil para tu betta.

Una vez que la aleta desaparece por completo, la descomposición puede continuar y comenzar a carcomer el cuerpo donde se había adherido la aleta afectada, causando inflamación.

A lo largo del proceso, es posible que observe que su betta también se comporta de manera diferente.

El sistema inmunológico de un pez tiene que trabajar muy duro para combatir enfermedades. Esto consume mucha energía, dejándolos débiles y fatigados.

Para empeorar el problema, los peces afectados por la podredumbre de las aletas a menudo pierden el apetito y dejan de comer, por lo que reciben menos energía de su dieta.

Es probable que tu betta comience a alejarse de sus compañeros de tanque y pase mucho tiempo recostado sobre el sustrato para descansar.

Si observa a sus peces con regularidad, debería poder detectar la podredumbre de las aletas en su betta con bastante rapidez. Sus largas aletas que fluyen hacen que el deterioro y el cambio de color sean bastante notables.

La podredumbre de las aletas es más difícil de detectar en los peces más pequeños hasta que surgen más síntomas.

.large-mobile-banner-1-multi-115{border:none!important;display:block!important;float:none!important;line-height:0;margin-bottom:15px!important;margin-left:0!important;margin-right:0!important;margin-top:15px!important;max-width:100%!important;min-height:250px;min-width:250px;padding-bottom:10px!important;padding-top:10px!important;text-align:center!important}

Causas

Por lo general, es necesario introducir un patógeno en un acuario antes de que surja una determinada enfermedad, tal vez al agregar nuevos peces o decoraciones.

Sin embargo, las bacterias y los patógenos que causan la pudrición de las aletas a menudo se pueden encontrar en los acuarios sin que sus peces hayan desarrollado casos.

Hay dos posibles tipos de patógenos que podrían causar la pudrición de las aletas en su betta: la bacteria gramnegativa llamada Pseudomonas fluorescens y un patógeno fúngico.

Por lo general, estos solo se convierten en un problema si el sistema inmunológico de su betta se debilita, ya que no podrá combatirlos de manera efectiva.

Malas condiciones del agua

Un sistema inmunitario debilitado suele ser causado por malas condiciones del agua en el acuario.

Tal vez la temperatura del agua haya cambiado durante un verano caluroso, o tal vez haya demasiadas heces en el tanque debido al hacinamiento.

Cualquiera que sea el motivo de las malas condiciones, debería poder identificarlo usando un kit de prueba de agua y un termómetro, para que luego pueda arreglarlo.

Dieta pobre

Otra razón para un sistema inmunológico debilitado es una dieta deficiente. Es posible que no estés alimentando a tu betta lo suficiente o que no esté recibiendo todos los nutrientes que necesita para mantenerse saludable.

¿Su dieta se compone únicamente de alimentos secos? Esto podría ser un problema porque la mayoría de los nutrientes se pierden durante la fabricación. Los alimentos vivos o congelados son ricos en nutrientes, lo que los convierte en mejores opciones.

Una dieta variada es ideal. Esto asegura que su betta recibirá una amplia gama de nutrientes.

Otros problemas de salud

Tener un problema de salud deja a tu betta más susceptible a desarrollar más.

Es posible que no hayas notado que tu betta había contraído otra enfermedad antes de que se pudriera la aleta. La lucha contra una enfermedad consume energía, dejándolos expuestos a los demás.

Las lesiones físicas facilitan que un patógeno afecte a un pez porque la herida ofrece otro punto de entrada al cuerpo. Se sabe que los bettas pelean de vez en cuando, por lo que las lesiones pueden ocurrir con más frecuencia.

Los bettas son un objetivo principal para los peces que muerden las aletas debido a sus largas aletas. Esto también puede conducir fácilmente a la pudrición de las aletas.

Estrés

Un pez estresado será menos capaz de combatir las enfermedades. Si bien las posibles causas anteriores provocarán estrés, también existen algunas razones más genéricas para el estrés.

Tal vez hay un compañero de tanque que sigue acosando a tu betta. Sería incluso peor si el compañero de tanque fuera un cortante de aletas, ya que las lesiones aumentan la probabilidad de la enfermedad.

Los bettas son muy capaces de cuidar de sí mismos, pero pelear con compañeros de tanque consume mucha energía y los estresa.

Las luces brillantes pueden estresar a tu betta, especialmente si no tienen ningún lugar sombreado al que puedan esconderse.

.narrow-sky-2-multi-119{border:none!important;display:block!important;float:none!important;line-height:0;margin-bottom:15px!important;margin-left:0!important;margin-right:0!important;margin-top:15px!important;max-width:100%!important;min-height:250px;min-width:250px;padding-bottom:10px!important;padding-top:10px!important;text-align:center!important}

Tratamiento de la podredumbre de las aletas

Hay formas de tratar la pudrición de las aletas en diferentes etapas y severidades. Lo importante es comenzar el tratamiento lo antes posible para darle a tu betta la mejor oportunidad de supervivencia.

Si puede, instale un tanque de cuarentena. Esto ayudará a prevenir la propagación de enfermedades a otros peces. También protege a los compañeros de tanque de cualquier efecto que el tratamiento les pueda causar.

Diagnóstico

Es poco probable que los tratamientos sean ineficaces si el problema subyacente (p. ej., mala calidad del agua) sigue ocurriendo.

Antes de comenzar el tratamiento, debe diagnosticar qué causó la pudrición de la aleta en primer lugar. Una vez que haya identificado cuál es la causa, puede solucionarlo y comenzar el tratamiento.

Verifique la temperatura y use un kit de prueba de agua para determinar los niveles de nitrito, nitrato y amoníaco en el acuario.

Si las condiciones no son las adecuadas, realice un cambio de agua y limpie bien el tanque. Limpiar el tanque de esta manera es una buena idea incluso si las condiciones parecen estar bien.

Piense en lo que está alimentando a sus peces y si su dieta es tan saludable como podría ser. Cambia su dieta si es necesario, aunque es posible que tu betta no la acepte de inmediato si no tiene apetito.

Necesitarás el ambiente perfecto para tu betta si quieres que se recupere. Una vez que las condiciones sean perfectas, elimine cualquier cosa que cause estrés, como compañeros de tanque bulliciosos.

Dependiendo del tratamiento, separar su betta suele ser una buena idea de todos modos, para evitar que el tratamiento afecte al resto de sus peces.

A veces, diagnosticar y solucionar el problema inicial puede ser suficiente para ayudar a su betta a combatir la enfermedad, sin necesidad de un tratamiento adicional.

Tratamiento de la podredumbre leve de las aletas

Puede elegir un tratamiento en función de qué tan avanzada esté la pudrición de la aleta.

La pudrición leve de las aletas habrá surgido recientemente, por lo que las puntas de las aletas habrán comenzado a cambiar de color y posiblemente comenzarán a deshilacharse a medida que se caen las primeras piezas.

El tratamiento de la podredumbre leve de las aletas implica agregar sal de acuario de agua dulce al agua (no sal de mesa). Esto se puede encontrar en la mayoría de las tiendas de mascotas.

La sal de acuario ayuda a curar heridas y reduce el estrés. Sin embargo, dañará tus plantas vivas, así que asegúrate de que no haya ninguna en el tanque.

.narrow-sky-1-multi-137{border:none!important;display:block!important;float:none!important;line-height:0;margin-bottom:15px!important;margin-left:0!important;margin-right:0!important;margin-top:15px!important;max-width:100%!important;min-height:250px;min-width:250px;padding-bottom:10px!important;padding-top:10px!important;text-align:center!important}

Agregue una cucharadita de sal de acuario por cada galón de agua en el acuario. Mezcle previamente la sal en el agua antes de agregarla al tanque, ya que la sal cruda puede dañar a su betta.

Realice un cambio de agua del 90% todos los días, tratando el agua nueva con la cantidad adecuada de sal cada vez.

La cantidad de sal que necesitas agregar puede variar según la marca que compres, así que lee atentamente el empaque antes de la primera dosis.

No use este tratamiento por más de 10 días. La exposición prolongada a la sal puede envenenar a tu betta y dañar sus riñones.

Si no ha habido ningún efecto positivo después de 10 días, pruebe el siguiente tratamiento.

.mobile-leaderboard-2-multi-123{border:none!important;display:block!important;float:none!important;line-height:0;margin-bottom:15px!important;margin-left:0!important;margin-right:0!important;margin-top:15px!important;max-width:100%!important;min-height:250px;min-width:250px;padding-bottom:10px!important;padding-top:10px!important;text-align:center!important}

Tratamiento de la pudrición avanzada de las aletas

La pudrición avanzada de las aletas probablemente haya sido un problema por un poco más de tiempo. Grandes porciones de las aletas habrán comenzado a caerse.

El tratamiento de la pudrición avanzada de las aletas implica el uso de medicamentos.

Algunos medicamentos pueden reducir el contenido de oxígeno del agua, por lo que vale la pena agregar una piedra de aire a su tanque de cuarentena.

Si está utilizando un filtro con carbón, retire el carbón, ya que puede eliminar el medicamento del agua.

Siga las instrucciones de dosificación del medicamento que ha comprado.

.netboard-2-multi-124{border:none!important;display:block!important;float:none!important;line-height:0;margin-bottom:15px!important;margin-left:0!important;margin-right:0!important;margin-top:15px!important;max-width:100%!important;min-height:250px;min-width:250px;padding-bottom:10px!important;padding-top:10px!important;text-align:center!important}

Antes de cada tratamiento, realice un gran cambio de agua para evitar una sobredosis. Con suerte, verá algunas mejoras después de una semana o dos. Una vez que se completa el tratamiento, puede devolver su betta a su acuario habitual.

Cualquier nuevo crecimiento que se desarrolle en su aleta será delicado, así que asegúrese de que su entorno sea tranquilo y sin compañeros de tanque bulliciosos. También se deben evitar las decoraciones afiladas.

¿Cómo saber si la podredumbre de las aletas está curada?

Los tratamientos pueden tardar algunos días o incluso semanas en ser efectivos, así que no te desanimes si tu betta no muestra mejoras inmediatas.

En lugar de buscar mejoras, busque signos de que la infección está empeorando. Si la aleta ya no se deteriora y mantiene un tamaño constante, es probable que pronto vea mejoras.

Eventualmente notará un nuevo crecimiento de la aleta a medida que se reemplazan las partes muertas. Esto debe combinarse con algunos colores de aspecto más saludable.

También deberías ver algunas mejoras en su comportamiento. Con suerte, su apetito mejorará, para que puedan comenzar a alimentarse normalmente. Esto aumentará sus niveles de energía para que puedan moverse por el acuario más fácilmente.

Vigila de cerca a tu betta. Debería poder juzgar cuándo sus aletas y su comportamiento han vuelto a la normalidad.

Prevención de la putrefacción de las aletas

Si nunca ha experimentado la pudrición de las aletas en su acuario, o no quiere que vuelva a suceder, tomar medidas preventivas lo ayudará a evitar la ansiedad de perder potencialmente a sus peces en el futuro.

Incluso antes de comenzar su acuario, hay pasos que puede seguir para reducir la posibilidad de enfermedades.

Intenta conseguir el tanque más grande que puedas. Es mucho más fácil que los contaminantes se acumulen rápidamente en un volumen menor de agua, por lo que es más difícil mantener las condiciones perfectas.

Piense cuidadosamente en la carga biológica que su tanque y sistema de filtración pueden manejar. Sobrepoblar el tanque producirá demasiados desechos y disminuirá la calidad del agua, sin mencionar el estrés para los peces.

Una vez que el acuario esté en funcionamiento, tener una rutina regular de limpieza del tanque es lo mejor que puede hacer para prevenir la pudrición de las aletas.

Las enfermedades prosperan en malas condiciones de agua, así que no les des la oportunidad.

Un tanque limpio ayudará a mantener fuerte el sistema inmunológico de tu betta, al igual que una dieta saludable y nutritiva.

Siempre que esté observando a su betta, mire cuidadosamente sus aletas en busca de signos de un cambio de color. Observar a tus peces con regularidad te ayudará a detectar enfermedades lo más rápido posible.

Cuanto antes se encuentre la enfermedad, más rápido y efectivo debería ser el tratamiento.

Comprando tu Betta

Esté atento al comprar su betta y verifique que no tenga ya podredumbre de aletas. La enfermedad puede ser común en las tiendas de mascotas dependiendo de la calidad de la atención.

Revisa el betta que pretendes comprar. Una cola deteriorada o pérdida de color en las puntas de las aletas son buenos indicadores de que el pez tiene podredumbre en las aletas. Estos deben ser fáciles de detectar.

Tómese este tiempo para buscar signos de otras enfermedades también, como las manchas blancas asociadas con el ich , o incluso solo lesiones físicas.

Si nota algo fuera de lo común, la opción más segura es comprar en otro lugar. Comprar un betta saludable es crucial para que sobreviva la transición a su acuario.

jQuery(document.body).on(‘click’,’.play’,function()
{var width=jQuery(this).closest(‘.main_youtube_banner’).width();var height=jQuery(this).closest(‘.main_youtube_banner’).height();var video=jQuery(this).closest(‘.main_youtube_banner’).attr(‘src’);var htm=»;jQuery(this).closest(‘.main_youtube_banner’).html(htm).mute();return false;});jQuery(document.body).on(‘mouseover’,’.play’,function()
{jQuery(this).removeClass(‘play_image’);jQuery(this).addClass(‘play_image_hover’);});jQuery(document.body).on(‘mouseout’,’.play’,function()
{jQuery(this).removeClass(‘play_image_hover’);jQuery(this).addClass(‘play_image’);});@media only screen and (min-width:480px){.main_youtube_banner{position:relative;display:inline-block}.main_youtube_banner *{-moz-box-sizing:border-box;-webkit-box-sizing:border-box;box-sizing:border-box}.image_banner{z-index:9;text-align:center}.play_image{background:url(https://www.fishkeepingworld.com/wp-content/plugins/optimise-youtube-video-embed/assets/img/play-black.png?ezimgfmt=ng%3Awebp%2Fngcb10)50% no-repeat;opacity:.9;position:absolute;z-index:10;left:0;top:0;background-size:15%;width:100%;height:100%;cursor:pointer}.play_image_hover{background:url(https://www.fishkeepingworld.com/wp-content/plugins/optimise-youtube-video-embed/assets/img/play-red.png?ezimgfmt=ng%3Awebp%2Fngcb10)50% no-repeat;opacity:1;position:absolute;z-index:10;left:0;top:0;background-size:15%;width:100%;height:100%;cursor:pointer}}@media only screen and (max-width:479px){.main_youtube_banner{position:relative;display:inline-block}.main_youtube_banner *{-moz-box-sizing:border-box;-webkit-box-sizing:border-box;box-sizing:border-box}.image_banner{z-index:9;text-align:center}.play_image{background:url(https://www.fishkeepingworld.com/wp-content/plugins/optimise-youtube-video-embed/assets/img/play-black.png?ezimgfmt=ng%3Awebp%2Fngcb10)50% no-repeat;opacity:.9;position:absolute;z-index:10;left:0;top:0;background-size:10%;width:100%;height:100%;cursor:pointer}.play_image_hover{background:url(https://www.fishkeepingworld.com/wp-content/plugins/optimise-youtube-video-embed/assets/img/play-red.png?ezimgfmt=ng%3Awebp%2Fngcb10)50% no-repeat;opacity:1;background-size:10%;position:absolute;z-index:10;left:0;top:0;background-size:10%;width:100%;height:100%;cursor:pointer}}

Conclusión

Si su betta está experimentando la podredumbre de las aletas, es fácil entrar en pánico y pensar que sucederá lo peor.

Da un paso atrás para averiguar qué ha causado el problema. Luego puede arreglar esto y pasar a tratar a sus peces en un tanque de cuarentena.

Hay un par de métodos para elegir, cada uno es útil para las diferentes etapas de la pudrición de las aletas. Si uno no funciona, tienes que recurrir al otro.

Una vez que su betta haya recuperado la salud completa, puede devolverlo a su acuario principal y tomar medidas preventivas para reducir la posibilidad de que la podredumbre de las aletas regrese.

Es importante recordar que la pudrición de las aletas es una enfermedad común que muchas personas encuentran, por lo que no es un mal acuarista si se desarrolla en su tanque.

Cualquiera que sea la causa, comience a tratar a su betta lo antes posible y debería estar bien.

¿Ha experimentado la podredumbre de las aletas antes? Háganos saber lo que sucedió en los comentarios a continuación…

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*